Años atrás sentí le necesidad personal y profesional de profundizar en el tema.

Es así como tomé clases con una profesional del Método Feldenkrais que creó un taller dedicado a fortalecer los músculos del suelo pélvico.

El taller fué corto y quedaron muchas dudas y preguntas sin explicaciones ni respuestas.

 

Meses después estando en España,  comenté con una amiga y colega española acerca de mi experiencia. Ví en su clínica material de alto interés y  me ofreció ir a un negocio donde pueda comprar libros acerca del tema, y así lo hice.

Volví a mi casa con un "botín" de cinco libros! Y en Español!

Desde ése momento pasé a ser autodidacta en el tema.  Leí y estudié todo el material que llegó a mis manos.

Los estudios y  mi trabajo de años con el Método Feldenkrais,  me llevaron a formar un taller  basado en los principios del método,  y el material aprendido.

Hoy en día  participan en  mis clases semanales y en talleres  señoras de todas edades,  las que atestiguan que ha mejorado muchísimo su calidad de vida gracias a las clases y su perseverancia.

 

 

Qué es el suelo pélvico?

Dónde se enuentra?

Podré mejorar mi estado simplemente a través de algunos ejercicios?

 

Éstas son algunas de las preguntas que mucha gente me hace....

 

El suelo pélvico está situado en la base de la pelvis.

Está formado por grupos de músculos y  tejidos conectivos que juntos forman dicho  "suelo",  donde quedan apoyados  los órganos pélvicos:  la vejiga y la uretra, la vagina y el útero y el recto.

Entrelazados en los músculos del suelo pélvico pasan los respectivos  conductos de la uretra, la vagina y del ano, llamados también músculos anulares, debido a su forma de anillo, circular.

De manera que en la misma zona tenemos dos diferentes sistemas, que trabajan cada uno independientemente del otro.

 

 Es la parte mas íntima de la mujer y tiene la cualidad de variar con el tiempo, a medida que pasan los años, y nuestras vidas se desarrollan y cambian .

Dichos cambios a lo largo del tiempo transforman el conjunto del suelo pélvico, y éste comienza a depender de la buena voluntad y consciencia de cada uno de nosotros.

 

La posibilidad de mantener una alta  calidad de vida, en todo lo que ésta zona se refiere, depende de la vitalidad, elasticidad y fortaleza de dichos músculos,  y depende de nosotros, de la manera que le dediquemos un tanto de nuestro tiempo al día. 

 

Uno de los temas mas hablados es la perdida de orina. Tema conocido por gran parte de las personas, causando verguenza y haciendo pasar malos momentos al que lo sufre – sin diferenciar entre sexo o edad.

 

Si bien este último tema es de suma importancia, sería injusto limitar el beneficio de un suelo pélvico sano y vital sólo a éste problema y su  solución.

 

Trabajando el suelo pélvico a través de ejercicios fáciles de realizar, diariamente, podrás mejorar tu estabilidad, aliviar dolores de espalda, tu vida sexual,  aprender a controlar dichos músculos y mucho más, mejorando así tu calidad de vida.

 

Se preguntarán cuál es el motivo que me refiero aquí tanto al sexo femenino como al masculino. El motivo es que si bien el aparato reproductivo en los hombres está situado fuera de la pelvis, el resto es muy similar.

También los hombres pueden sufrir debilidad en la zona baja de la pelvis y padecer de casi los mismos síntomas que las mujeres. Personalmente, enseño a hombres y jóvenes a activar la musculatura pélvica para mejorar y aliviar la zona lumbar.

 

Te gustaría mejorar tu calidad de vida en este tema?

Suelo pelvico  ​

קיבוץ חניתה​

052-3749563​